¿Dudas antes de emprender? Quizá esto te sirva

¿En qué punto de mi proyecto debería empezar a comentar con la gente lo que estoy haciendo...? ¿Si comparto mis ideas... me las van a copiar...?

Ahora mismo tienes una idea de negocio en la cabeza, según el emprendedor en serie y experto en creación de empresas Guy Kawasaki, es más que probable que ahora mismo tengas en la cabeza estas seis preguntas que realmente nadie sabe cómo responderte. Lo cuenta en su bestseller El arte de empezar (Gestión 2000).

Según este experto, estas son las preguntas que se evitan con frecuencia:

1. Lo reconozco, tengo miedo. No puedo permitirme renunciar a mi trabajo actual. ¿Quiere decir esto que no poseo en mí las cualidades necesarias para tener éxito con un negocio? "Esto no quiere decir nada. Tener miedo es normal. Si no tuvieses miedo significaría que algo va mal. Los miedos no indican que no poseas las cualidades necesarias para ser ser un emprendedor/a. Al principio todos los emprendedores tienen miedo. La diferencia es que algunos se engañan al respecto y otros, no", responde Kawasaki.

2. ¿Debería compartir mis ideas secretas con alguien más que no fuera mi perro? "La única cosa peor que un emprendedor paranoico es un emprendedor paranoico que habla con su perro. Si discutes tu idea con la gente, ganarás muchas más cosas que perderás. Además, si discutiendo tu idea ves que es indefendible, querrá decir que esa idea no tiene sentido. Tener ideas es muy fácil; lo verdaderamente complicado es implementarlas. Mi hipótesis es que cuánto más insiste un emprendedor en establecer un contrato de confidencialidad, menos viable es su idea. Después de varias décadas en Silicon Valley, jamás he tenido noticia de una compañía que robara una idea y luego la implementara bien", asegura.

3. ¿En qué punto de mi proyecto debería empezar a comentar con la gente lo que estoy haciendo? "Empieza enseguida. De este modo estarás reflexionando constantemente sobre la idea (una tarea que se ejecuta tanto en primero como en segundo plano). Con cuanta más gente hables, más enriquecerás tus reflexiones. Por el contrario, si te limitas a mirarte el ombligo, lo único que verás es una acumulación de pelusilla", dice.

4. Creo que tengo una gran idea, pero no tengo un perfil empresarial. ¿Qué hago? "Si lo único que has hecho ha sido tener una gran idea, pero no puedes implementarla, NO TIENES NADA. Es por eso que necesitas un cofundador: hasta que no hayas convencido a la gente de tu idea, no pasarás de la categoría de chiflado", asevera.

5. ¿Cuándo debería plantearme empezar a parecer una empresa de verdad: ¿con tarjetas de visita, un logo, un membrete, una oficina...? "Si piensas así tienes un orden te prioridades TOTALMENTE ERRÓNEO. Lo que debes plantearte es tener un prototipo o un Producto Mínimo Viable que funcione y salir a vender a clientes potenciales. Una empresa de verdad es aquella que tiene algo que vender, no una organización donde la gente tiene tarjetas de visita y logo", defiende este experto en creación de empresas en su libro.

6. ¿Necesito tener una máster para emprender un negocio? "En absoluto. Los MBA se necesitan para satisfacer las necesidades del jefe. En el caso de una startup, por si no lo sabías, el jefe eres tú. Es mejor pasar dos años en las trincheras sacando basura, que cursando un máster en administración de negocios", polemiza Kawasaki.

Respecto a este último punto, a la hora de formarte, va a influir qué papel vas a desempeñar dentro de tu empresa. Está claro que tu formación dependerá también de cuál va a ser tu perfil dentro de tu empresa y a qué te vas a dedicar: si vas a llevar una parte más comercial, sí sería bueno que te formaras en temas comerciales; si quieres llevar un tema más interno, de Administración, lo lógico es que tengas nociones básicas… Tú sabes mucho de lo tuyo, pero no sueles saber cómo es la gestión día a día de una empresa.

Siempre hay cosas que no puedas abarcar, por lo que para determinados aspectos, necesitaras la ayuda de terceros. En HC Asesores 360, te gestionamos todos los trámites desde el inicio de la actividad como en el día a día para que solo tengas que centrarte en tu negocio. ¡La administración y los requisitos legales corren a nuestra cuenta!

 

Vía: Emprendedores.es